DOS FALSOS MITOS SOBRE TEST DE OPOSICIONES: CÓMO ELIMINAR EL PRIMERO Y ACERTAR MÁS PREGUNTAS

Hasta ahora he tratado casi exclusivamente las preguntas de test de oposiciones. Pero tenemos que “VER” el examen de forma global. No se puede pretender acertar más preguntas si no se tiene en cuenta el examen en conjunto. Y ese es el objetivo de hoy, desmitificar uno de los dos grandes hábitos que me he encontrado en mis alumnos y que creo que influyen negativamente. Y en estos artículos, influir negativamente es acertar menos preguntas de test. Vamos a empezar con definir, a grandes rasgos, cómo recomiendo ejecutar de forma integral y global todo el examen.

Estrategia y táctica en test de oposiciones. Qué vamos a hacer.

Estrategia.

Con tu examen de test por delante, tienes que atender dos aspectos de organización de tu tiempo: el examen en general y las preguntas en particular. Cuando me refiero al “examen en global” es lo que yo denominaré a partir de ahora “Estrategia”. Dicha Estrategia, considera todas las preguntas de la oposición y se basa en efectuar unas tareas muy sencillas:

Táctica.

En cambio, cuando hablo de “Táctica” es cómo vas a responder pregunta a pregunta. Este desarrollo, implica las siguientes actividades:

  • Lectura completa. Enunciado y opciones.
  • Clasificación. Niveles 1 al 4.
  • Resolución inmediata. Niveles 1-2.
  • Imaginación y relación de conceptos. Nivel 3 y algunas del 4.
  • «Abandonar». Nivel 4.

En un examen de oposiciones debes realizar todas estas tareas. ¿A qué son muchas? Pues no son tantas, porque si ya te has presentado a un examen, si ya has realizado una OPE, las has ejecutado todas. Sí, sí, todas. Pero no te habías dado cuenta, y lo que es peor, no te habías organizado para realizarlo de forma eficiente. Para obtener más rendimiento con el mismo esfuerzo.

Hay dos grandes mitos a la hora de ejecutar un examen de test de oposiciones. El primero: contestar todo seguido. El segundo: el mito de la multitarea. Cuando hablo de multitarea es intentar realizar varias de las tareas o actividades que he expuesto anteriormente de forma consecutiva. O lo que coloquialmente se define como: “voy pasando las respuestas a medida que hago las preguntas”. La combinación de ambos hábitos (mitos) creo que es una bomba de relojería que puede explotar en cualquier oposición. Especialmente, si has estudiado mucho o tu puesto de trabajo está en riesgo.

1º Mito, contestar todo seguido.

Es muy frecuente intentar contestar un test de seguido, sin saltar ninguna pregunta. Creo que se debe a un hecho fundamental. Y este es, que produce mucho estrés dejar preguntas sin contestar. Aumenta la incertidumbre y transmite sensación de incapacidad (pensamos: “no he podido contestar la pregunta”). Si deseas hacer todo el examen de seguido, hasta que no respondas una pregunta, no leerás las siguiente. Y me preguntarás ¿por qué está mal? Porque el tiempo es limitado. En un examen de oposiciones, no tienes todo el tiempo del mundo. No tienes el tiempo que crees que necesitas. Tienes un tiempo estándar. Pero no te preocupes, habitualmente el tiempo es generoso. Lo más normal, es que te de tiempo, e incluso te sobre. Si has conocido a alguien que no ha acabado el examen dentro de la duración programada, pueden haber ocurrido dos cosas. O bien será un caso muy, muy puntual. O bien, es muy probable que la ansiedad, el estrés y la mala gestión del tiempo hayan sido los responsables.

¿Por qué es un mal hábito en un test de oposiciones?

Considero que es un error intentar resolver todas las preguntas de tu test de oposiciones a la primera, porque cuando te encuentras con una de nivel 3-4 consumirás mucho tiempo. Puede que estés pensando que consumirás de todas formas el mismo tiempo. Ya, es cierto. Pero primero, las preguntas de nivel 4 son una mala inversión de minutos y de energías mentales. Y segundo, si las intentas resolver con toda la incertidumbre de “lo que queda por venir”, es decir, las preguntas que aún no has leído, trabajarás con más presión y más ansiedad. Y el resultado ya sabes cuál es: probablemente rendirás menos. Simplemente reflexiona sobre este aspecto: ¿qué pasaría si las preguntas más difíciles están al principio del examen y las que puedes acertar con más facilidad al final? ¿No es más acertado concentrarse cuando no estás fatigado en las preguntas que no “debes” fallar y que es más probable que aciertes? Si vas a hacer un examen de oposiciones te recomiendo que te vayas acostumbrando a “saltar” preguntas que son una mala inversión. No te preocupes, no las vamos a “abandonar” aún. Pero así te concentras en resolver las preguntas que requieren una atención más plena.

Conclusión.

El objetivo de esta semana era intentar “desmitificar” el hábito tan arraigado de hacer el examen de seguido. Es decir, sin saltar ninguna pregunta. Como todos los hábitos, no te recomiendo el día del examen como el mejor momento de implantar un nuevo hábito. Para nada. Si te queda poco tiempo, por favor, vete entrenando el hábito de “saltar” o posponer preguntas. Si te ejercitas en él, gestionarás mucho mejor tu tiempo de examen.

Para la semana que viene, atacaremos el segundo mito: la multitarea es buena. Recuerda que si quieres más información o al menos que te mantenga al día de los contenidos de este blog, puedes utilizar el formulario de contacto o emplear el email: joseangel@ec-oposiciones.com. Además, si eres TCAE y quieres adquirir buenos hábitos para el examen de SACYL y repasar el temario, te recomiendo el curso online de Técnicas de Test y Repaso.

Muchas gracias y nos leemos la semana que viene.

CONTACTO

Si deseas más información sobre nuestros cursos, o suscribirte para que te mantengamos al día, por favor rellena este formulario