Detecta preguntas difíciles de tu oposición con tres sencillos pasos. ¿Cómo acertar más preguntas… (parte 2)

La semana pasada exponía en el post que conseguir una nota de 10 en un test de oposiciones es prácticamente una utopía irreal. Este concepto (mencionado en post y podcast anteriores) es una verdad implícita. Una verdad que no he encontrado que nadie exprese abiertamente en ningún lado. O yo no lo había visto al menos. Es más, cuando yo era opositor, nadie me lo dijo. Pero tampoco nadie lo ha escondido. Simplemente está ahí. Y esta verdad, que «ahí» está, vamos a utilizarla en nuestro propio beneficio. Vamos a exprimirla para gestionar mejor el tiempo de examen.

No te «atasques» en una pregunta difícil.

En los test de exámenes de oposiciones, no puedes sacar un 10, porque estadísticamente es muy poco probable, no porque te falte capacidad. No pasa nada. Puedes ser el número 1 o la número 1 y obtener tu plaza. Pero para acertar más preguntas, debes emplear bien tu tiempo y no dedicar muchos minutos a preguntas difíciles. Yo lo llamo «el atasco». Este atasco es emplear muchos minutos en preguntas que tienen poca probabilidad de ser acertadas, con el riesgo de restar tiempo a otras preguntas más asequibles. Las asequibles son aquéllas de tu test de oposiciones que con menos esfuerzo, tienes más probabilidades de acertar. Por lo tanto, en tu oposición, el día de tu examen, debes detectar estas preguntas difíciles (luego las clasificaré) de forma ágil y fluida. Tienes que detectarlas sobre la marcha.

¿Cuáles son las preguntas «difíciles» del test de oposiciones?

Si ya has hecho algún test de oposiciones, te habrás dado cuenta de que no te van a señalar qué preguntas son más difíciles. Entonces ¿cómo los vamos a detectar? Pues es muy fácil, la pregunta difícil de un test de oposiciones, no depende del test, depende del opositor. No todos llevamos igual de bien todos los temas. No todos sabemos lo mismo. El objetivo es que tú detectes cuando hagas el test, qué preguntas son difíciles. Tienes que generar un hábito de detección. Porque la pregunta es difícil para tí. Depende del tema, depende de la redacción, pero es algo totalmente personal.

Antes de pasar a los pasos de detección, tienes que recordar una regla fundamental: lee todas las opciones detenidamente. La pregunta de test, se compone de dos partes: el enunciado y las opciones de respuesta. No marques nunca una opción, por muy clara que te parezca, hasta no haberlas leído todas. Sí todas. De nada vale que te encuentres una pregunta fácil, si marcas (por una lectura parcial de las opciones) una opción cuando la última (por ejemplo) es mucho más correcta. No puedes fallar por no leer toda la pregunta.

Los tres «pasos» para responder-detectar preguntas.

Cada uno de estos «pasos» son realmente los procesos de tu cerebro que intenta responder la pregunta. Son procesos mentales, inconscientes, que si ordenas, podrás detectar con rapidez las preguntas difíciles o muy difíciles.

Primer paso o proceso.

Lo primero que intenta hacer tu cerebro es contestar la pregunta… a medida que lees el enunciado. O bien porque la pregunta es clara, o porque se trata de completar una frase. Si esto ocurre, si al leer el enunciado te viene la respuesta a la mente y… ¡la encuentras! Perfecto. Pregunta de nivel 1: muy fácil.

Segundo paso o proceso.

Si con el paso anterior no la contestas, tu mente va a evocar. Buscará en la memoria una palabra clave, un concepto, una regla mnemotécnica. Cuando la encuentra, realizarás una «segunda lectura» de la pregunta. Si la respondes, vamos bien. Pregunta de nivel 2, fácil o moderada.

Tercer paso o proceso.

Si has llegado aquí, ya has leído dos (y hasta tres) veces la pregunta. Y no la has contestado. En este punto, mi recomendación, es marcar la pregunta y pasar a la siguiente. Ya la leerás y resolverás en una segunda «vuelta» que des a tu test de oposiciones. Aún así, hay un proceso mental para detectar si es «difícil» o «extremadamente difícil». El último paso. Pregúntate: «¿Tienes «herramientas» para resolverla? O mejor dicho: ¿te suena de algo? Porque si no te suena, si es la primera vez que la ves, si no sabes ni de qué habla:  nivel 4, extremadamente difícil. Si la respuesta es que te suena o remotamente la puedes sacar: nivel 3, difícil.

Para acabar.

Desde mi perspectiva te vas a encontrar en tu test de oposiciones, con cuatro niveles de dificultad de las preguntas. Te recomiendo que las semanas previas al examen reserves una parte del tiempo de estudio, para hacer test y ejercitarte en la detección. Porque si quieres sacar más preguntas, debes asumir que hay preguntas «imposibles» que no te deben restar tiempo ni energía de otras que puedes acertar con mayor o menor dificultad. Para que salga bien, hay que generar un hábito. Como todo hábito planifica o reserva varias semanas. No se adquiere en una semana o en un día.

Si eres TCAE y te presentas a la OPE de SACYL tienes disponible el curso online de técnica de test y repaso de contenidos. Con simulacros de examen, clases en vídeo comentando los exámenes y clase de técnica de test.

Hasta la semana que viene! y nos leemos ya en.. el 2017! por tanto ¡FELIZ AÑO!

CONTACTO

Si deseas más información sobre nuestros cursos, o suscribirte para que te mantengamos al día, por favor rellena este formulario