Primer consejo para responder y evitar fallos en una pregunta de test.

Durante varios artículos he tratado cómo realizar un examen de una OPE. Ahora quisiera dar unas recomendaciones relacionadas con la resolución de cada una de las preguntas. Por ello, me centraré en la «pregunta».Con este artículo y los de las siguientes semanas, quiero ofrecer una serie de consejos útiles para poder optimizar la resolución de tu examen. Todos ellos van encaminados a que adquieras unos hábitos, y elimines en un 99% la probabilidad de fallo.

¿De dónde vienen los fallos?

Primero vamos a concretar los términos. Considero un fallo, no a la pregunta que no sabes y al contestarla marcas una respuesta errónea. Eso no es un fallo. Si no lo sabes, arriesgas (no te lo recomiendo por sistema) y puedes marcar una errónea. Los fallos a los que me refiero, son aquéllos que se producen con preguntas que sabes perfectamente el contenido. Que se refieren a temas que has estudiado y dominas bien. Temas en los que jamás pensarías que fallarías una pregunta.

Principales fallos.

Desde mi punto de vista, los principales fallos se deben a:

  • Lectura insuficiente o parcial (no se han leído todas las respuestas).
  • Lectura demasiado rápida. Se ha leído todo el contenido, pero algunas palabras «clave» han pasado desapercibidas.
  • Falta de identificación de contenido negativo. Preguntas que tratan de buscar la «falsa», «incorrecta», «excepto» etc, y esta palabra pasa desapercibida al opositor.
  • «Re-lectura» improvisada. Situaciones en las que se vuelve a leer la pregunta, y se marca otra respuesta. Normalmente ocurre cuando se transcriben las respuestas a la plantilla. La pregunta se vuelve a leer y súbitamente parece otra respuesta más correcta. Casi todos los que han cambiado una respuesta en la «re-lectura» han fallado (aunque no lo he probado científicamente).
  • Bloqueo. Denomino bloqueo a la situación en la que el opositor lee más de tres o cuatro veces una pregunta y no encuentra respuesta. O peor, está dispuesto a no pasar a la siguiente pregunta hasta que no la resuelva.

Puede que si ya has opositado, algunas de estas situaciones te haya ocurrido. Es más, puede que haya alguna situación de la que yo no soy consciente. Si es así, mándame tu experiencia a través del formulario de contacto. Estaré encantado de leerte y ayudarte.

¿Qué riesgo hay de cometer estos fallos?

Y estas situaciones ¿con qué frecuencia ocurren?. Dependen de cada uno de los opositores, pero estimo que sin buenos hábitos de resolución de test, esto te podría pasar entre 2 y 5 de cada 100 preguntas. No se a tí, pero a mí me parecen muchas.

Quisiera dejarte claro que en este artículo y los siguientes no te voy a desvelar secretos personales. No me puedo atribuir el mérito de haberme inventado estas recomendaciones. Simplemente recojo los hábitos principales que creo que pueden ayudar, y que yo mismo he utilizado como opositor. Estos hábitos llevo años recomendándolos porque creo firmemente que funcionan. Pero debes entrenarlos durante muchos días antes del examen. Para que el día de tu oposición, los hagas de forma automática.

¿Cómo es una pregunta de test en oposiciones?

Lo que voy a comentar parece demasiado obvio. Pero necesito empezar por aquí.  Cuando doy clases, insisto enormemente a los opositores en que   una pregunta se compone de dos partes:

  • Enunciado.
  • Alternativas de respuesta.

Como decía, parece una redundancia, pero me he encontrado con numerosas preguntas que no se sabe de qué tratan hasta que no me he leído las cuatro opciones de respuesta. La característica fundamental de las preguntas de nivel de dificultad 1, es que casi se responden según lees el enunciado. Pero, aunque te encuentres en la primera opción con la respuesta correcta, debes seguir leyendo. Puede que aún alguien tenga la fantasía de ir leyendo y contestando sin duda ninguna, como una máquina de hacer sobresalientes. Siendo el protagonista de la típica escena de  películas que nos muestran a personas con capacidades intelectuales superdotadas. Creo que es una fantasía de película, al menos en un examen de oposiciones. Cuando estés en tu examen de oposición, por favor, no esperes que te pase eso, por mucho que hayas estudiado.

Lee atentamente todo el contenido.

Por lo tanto, ahí tienes mi primera recomendación: lee siempre todas las alternativas de respuesta. Muchos fallos en oposiciones se han producido por la «lectura incompleta» de preguntas. Fallos que son muy difíciles de detectar cuando estás fatigado al final del examen. Además creo que hay un fenómeno, por el que cuando creemos que hemos resuelto bien una pregunta de test, el repaso ya se realiza con cierto «sesgo». Es decir, de forma condicionada. Como si nuestro cerebro tendiera a volver a interpretar el mismo mensaje que la última vez que leyó esa información. Lee atentamente. Nunca olvides que puedes encontrarte con una pregunta en la que varias respuestas son parcialmente correctas. Pero sólo una es la correcta. la más global, la que menciona o recoge a todas las correctas.

Por hoy no voy a contar más. Quiero que los artículos de este blog sean fáciles de leer, y en el primer borrador, ¡casi llegaba a las 5000 palabras! La semana que viene, explicaré como «orientarse» con el subrayado.

Espero que pases una feliz semana.

Si se te ocurre alguna situación más en la que hayas fallado una pregunta que sabías perfectamente….¡aquí me encuentras!

 

CONTACTO

Si deseas más información sobre nuestros cursos, o suscribirte para que te mantengamos al día, por favor rellena este formulario