Tercer consejo para tu mejor examen de OPE

¿Cuántas veces has hecho un examen de OPE y has fallado las preguntas que te decían que indicaras la «falsa»? Si te ha ocurrido alguna vez: enhorabuena, tiene fácil solución. Con seguir leyendo un poco más nunca más tendrás ese problema.

En este ciclo de artículos presenté en su primera publicación, qué factores consideraba que llevaban a un opositor a fallar preguntas de test, que se sabía. Recuerda que el objetivo de estos artículos es evitar que contestes erróneamente sobre conceptos que ya te sabes. En ese artículo, uno de los factores que aparecía era la falta de identificación de la partícula negativa.

Esta falta de identificación genera muchos problemas y disgustos. Yo estimo que un opositor bien preparado, puede fallar hasta un 5% de preguntas por errores de lectura. Puede que un 5% te parezca poco, pero en muchas ocasiones es la diferencia entre la plaza y el aprobado sin plaza.

¿Por qué ocurre?

Intentar encontrar la verdad en este asunto puede llegar a absorberte y obsesionarte. ¿Por qué opositores brillantes siguen cayendo una y otra vez en este tipo de preguntas?¿Por qué a todos, sin excepción, parece afectar alguna vez este fallo? Para mí, este fallo se produce por diferentes causas:

  • Lectura muy rápida. Cuanto más se intenta acelerar el ritmo de lectura, más probable es que una pregunta de partícula negativa, pase desapercibida.
  • Redacción sutil. Te preguntarás ¿a qué te refieres? En numerosas ocasiones, lo que hace a la pregunta como de partícula negativa, es simplemente la palabra «No» en medio de un enunciado de tres, cuatro o cinco líneas (o las que sean). Esto lleva a una sutileza en su expresión, que con una lectura rápida, te condena inevitablemente al fallo.
  • Re-lectura inadecuada. Puede que esa pregunta en una primera lectura hayas interpretado adecuadamente el sentido del enunciado. Pero la has pospuesto por su dificultad. Cuando vuelves a trabajar sobre ella, en la nueva lectura, obvias u olvidas que se trata de encontrar la que «no» es o la «falsa» o la «incorrecta».

¿Sabes por qué no te das cuenta?

El problema no sería de tanta importancia, si la redacción del enunciado o la construcción de las alternativas, te ayudase en algo. Pero la propia naturaleza de este tipo de preguntas, hace que si no identificas en el enunciado que te están preguntando por la «incorrecta», rápidamente encuentres una opción correcta. Y ya está, nos han hecho picar de nuevo. Estamos totalmente satisfechos por haber resuelto una pregunta. Además, el ser humano es tan capaz de condicionar su percepción, que durante el examen, cuando repases la pregunta, siempre la verás de la misma forma. Inquietante, ¿verdad?

Qué hábitos te van a proteger de fallar estas preguntas.

Con unos sencillos hábitos, es posible que jamás vuelvas a tener este problema. Pero una cosa te aviso: debes ser fiel estos hábitos, a estas conductas, para que te protegen adecuadamente. Si las abandonas, o las cumples a medias, te encontrarás otra vez con este problema. Lo que te propongo (y yo mismo llevo realizando durante años) es:

  • Lee atentamente. Esto ya lo había comentado en otro artículo. Pero me preocupa enormemente que siempre que una pregunta de este tipo pasa desapercibida, la redacción de las opciones de respuesta no ayuda a que te des cuenta. Por lo tanto, debes prestar atención al enunciado.
  • Redondea la partícula negativa. Hasta ahora habíamos subrayado para obtener lo primordial del enunciado. No te dije nada de redondear, porque reservamos esta marca exclusivamente para las palabras: «no», «falsa», «incorrecto», «excepto» etc. De esta forma, si realizas esta conducta de redondear, un número suficiente de veces, produce un efecto de llamada a tu cerebro. Un efecto de alerta. O más bien como un cambio de «chip». El cerebro que estaba buscando la «verdad» ahora cambia para encontrar la «mentira». Pero esta conducta tiene además un segundo efecto. Si vuelves a la pregunta para trabajar sobre ella, después de haberla pospuesto, nunca (repito, nunca) vas a volver a «ignorar» que tienes que buscar la falsa.

Acostumbrarte a redondear esta palabra, te va a llevar un tiempo. Pero una vez que sea un hábito adquirido, te va a dar muchísimas satisfacciones. En mi caso, sea el examen que sea (el último que he realizado era de 15 preguntas de test en un curso de Soporte Vital) siempre redondeo esta palabra que me cambia completamente el marco de referencia.

Este hábito es una de las razones por las que nunca me sentiré cómodo haciendo test online. Necesito escribir.

Espero que este artículo te ayude. Puedes visitar los artículos anteriores de esta serie, si tienes interés:

  1. DOS FALSOS MITOS SOBRE TEST DE OPOSICIONES: CÓMO ELIMINAR EL PRIMERO Y ACERTAR MÁS PREGUNTAS
  2. Segundo falso mito en test de oposiciones: elimina la multitarea.
  3. Primer consejo para responder y evitar fallos en una pregunta de test.
  4. Segundo consejo para responder test de oposiciones y no fallar.

Si quieres que te ayude a adquirir este hábito, y te presentas como TCAE al examen de SACYL, apúntate al curso de «Tecnificación de test y repaso» disponible en el que guiaré en 8 simulacros para poder adquirir los «hábitos de test» que permiten acertar más preguntas.

 

 

CONTACTO

Si deseas más información sobre nuestros cursos, o suscribirte para que te mantengamos al día, por favor rellena este formulario